¿Problemas con la velocidad de la fibra de O2? Información y consejos

En O2 te garantizamos la máxima velocidad de fibra (100MB simétricos) siempre que tu dispositivo esté conectado a través de cable ethernet.

Tanto el cable como el dispositivo deben estar preparados para una velocidad de conexión de hasta 1Gbps. Por eso, te recomendamos configurar la tarjeta de red de tu ordenador, desde el apartado Configuración de red e internet > Cambiar opciones del adaptador > Seleccionar Cable Ethernet. Pulsa el botón derecho del ratón y accede a la configuración. Después, dirígete al apartado “Velocidad y dúplex”. En este campo, la velocidad debe configurarse en Dúplex completo a 1Gbps.

Conexión WiFi

La conexión WiFi, aunque te permite acceder a Internet desde cualquier punto y sin cable, no garantiza la mayor velocidad contratada.

Esto se debe a los diferentes factores ambientales que pueden interferir en la señal: la distancia al router, las paredes del hogar, espejos, el número de dispositivos conectados, etc.

Aquí van algunos consejos para mejorar tu conexión WiFi:

  • Desconecta los equipos que no estés utilizando. Evitarás que el canal y la señal WiFi se saturen.
  • Actualiza el canal del WiFi. Puedes hacerlo desde la web de configuración del router, accediendo con la contraseña que aparece debajo del router. Después, desde Menú > WiFi o WiFi Plus verás el canal que tienes asignado. Generalmente se asigna automáticamente, pero puedes tener en cuenta los canales 1,5 y 11 como posibles alternativas. Además, desde la app Smart WiFi, podrás ver el canal de WiFi al que estás conectado. Si pulsas el botón + > Diagnóstico WiFi, comprobarás si todo funciona correctamente.
  • Evita posibles interferencias de otros equipos inalámbricos situando el router lo más alejado posible de estos aparatos. Por ejemplo, un microondas, unos altavoces bluetooth o un teléfono inalámbrico pueden interferir en la señal WiFi del router.
  • Cambia la ubicación del router. Lo ideal es que esté situado en una posición elevada, evitando que esté rodeado de objetos metálicos o dentro de algún mueble como cajones o armarios.